Boda de Ana y Dani - ¡Que la música no pare nunca!

Boda de Ana y Dani - ¡Que la música no pare nunca!

Al pensar en Ana y Dani en nuestras caras se dibuja la alegría por muchos motivos: su autenticidad, su simpatía y como no… su sonrisa. Ha sido una de esas parejas con las que se tiene un 'feeling' especial y todo ha ido rodado desde el día que nos conocimos.

                                                                                   

Desde el minuto uno nos dimos cuenta de que iba a ser una boda distinta, sobre todo en cuanto nos dijeron que lo más importante para ellos era la MÚSICA y que querían que estuviera presente durante todo su gran día. Fue un reto precioso el lograr que la escena musical y el ambiente de festival se respiraran durante toda la celebración.  

 

Ha sido una boda llena de detalles que los definía a la perfección y que por supuesto no pasaron desapercibidos para nadie. Toda la decoración estaba cuidada al máximo, desde las invitaciones, diseñadas por ellos mismos en color agua marina, salmón y gris, a los manteles, la discoteca, etc., todo en los mismos tonos.  

 

Ana viene del mundo de la publicidad y el marketing y Dani es un Dj reconocido, así que con estas referencias era de esperar que el día D se notara su melódica esencia en todos los rincones. Una composición elegante, original e impecable que convirtió su boda en algo muy especial y personal. 

 

El Hipódromo, siempre intachables de la mano del Grupo la Toja, fue el lugar elegido para esta original y musical ceremonia que comenzó fascinando a todos los invitados con unas pulseras festivaleras en las que rezaba Brunnen y Less, los nombres por los que todos sus amigos y familiares les conocen. Sorpresas y risas daban el pistoletazo de salida al inolvidable Brunnen less fesitval, la boda de Ana y Dani. 

 

La música comenzó... La llegada de Dani, con un traje de Pretty Green (firma del músico Liam Gallagher), fue muy divertida. Estaba encabezada por sus dos primos pequeños que portaban dos simpáticos carteles: “Have a great wedding” y “Don´t forget to rock and roll”, en referencia a una popular frase del grupo Mötorhead.  

La entrada de Ana fue espectacular… con elegancia natural se bajó de un coche antiguo, mostrando una gran sonrisa que denotaba cierta impaciencia y nervios por recorrer ese gran pasillo dónde estaban todos sus seres queridos expectantes por verla. Estaba radiante con un vestido de Laure Sagazan, botines de Bimba y Lola y tocado de Cocoluco de plumas naturales hechas a mano. 

 

El toque más personal lo aportaron unos complementos muy personales como la chaqueta, que se la hizo su abuela, y el ramo de flor paniculata, ideado por su padre. Sin duda un look muy especial que quedó retratado por el fotógrafo Victor LaFuente, hermano de la novia. 

 

Se sucedieron momentos realmente emotivos gracias a las palabras repletas de recuerdos y amor que les dedicaron sus familiares y amigos.

 

Acabada la ceremonia, siguieron las sorpresas. Para el 'seating' preparamos vinilos con los nombres de sus grupos favoritos, una idea que fue todo un éxito... ¡los invitados no dudaron en llevárselos de recuerdo!

 

Si un lema se repitió aquel día fue el de que la música no pare,... y efectivamente no paró... Como buenos melómanos, los novios quisieron amenizar su boda con dos conciertos, uno de ellos del grupo We are standard. Por supuesto hubo repertorio de dj, y baile en un día y noche llenos de diversión y momentos inolvidables. 

 

Una banda sonora perfecta que seguro les acompañará en esta nueva etapa de su vida, para que ni la música, ni mucho menos el amor, paren nunca. 

Wedding planner madrid Wedding planner Boda Boda urbana Madrid Boda en madrid Organización de boda Organización